E

Este 14 de febrero os quiero regalar algo muy distinto.

Me gustaría regalar una sesión de pareja, una boda, un álbum de boda, pero NO, NO voy a regalar nada de esto. Me considero una persona sincera, directa, que no engaño a la gente y os lo voy a explicar.
Como sabréis soy fotógrafo, padre de familia, marido, amigo, hijo y muchas cosas más, y además de todas estas cosas, tengo mis aficiones, mis caprichos, necesito mi tiempo libre y soy persona. La fotografía es mi pasión y también mi trabajo, como entenderéis no puedo regalar mi dinero, mi tiempo, mi equipo, momentos con mi familia, aunque todo esto no quita que cuando estoy realizando fotografía disfrute como un enano; pero como muchas cosas en la vida, una cosa no quita a la otra.
De verdad, este año tenia pensado regalar algo para San Valentín porque así lo siento, pero tengo una discusión interna que quiero compartir con todos vosotros. Para comenzar, ¿porqué voy a regalar algo en un día tan concreto como el 14 de febrero, cuando el amor, la amistad y todo esto debería de estar en nuestra vidas cada día? Llevo con mi mujer desde los 14 años (este año hacemos 20 años juntos) y siempre he celebrado el día del San Valentín, pero desde hace un tiempo pienso mas allá y, para mí, cada día es San Valentín, cada día que me levanto junto a ella, cada día que nos ayudamos mutuamente y cada día que nos miramos a los ojos y nos damos un beso, da igual que ese día estemos enfadados, el beso siempre está, la mirada siempre está y siempre hablamos por las noches.
14 de febrero San Valentín, pero ¿qué pasa con todas las parejas que se casan este año y ya tienen su fecha contratada conmigo? Seguro que el día de su boda es mucho más importante que el 14 de febrero, además, ellos han confiado en mi, han reservado con tiempo porque quieren que yo fotografíe su boda, quieren que yo represente en fotos ese día tan especial, y ahora, no les puedo pagar con la moneda de hacer una promoción para futuros clientes.

Repito, me encantaría ser multimillonario y poder regalar billetes, pero no lo soy, tengo que pagar facturas, me tengo que formar, tengo que comprar equipo y, aunque fuera multimillonario, ¿qué hacemos con el tiempo que no estoy con mi hija ? Por todo esto, lo más sincero que os puedo decir, es que las cosas se tienen que pagar, hay muchas cosas detrás de una fotografía, no es tan fácil como apretar el gatillo.
No quiero que se malinterprete, estoy deseando tener más bodas y sesiones de pareja, os puedo asegurar que las preparo con todo el amor del mundo, para mi cada pareja es especial, doy lo mejor de mi en cada boda o sesión, al entregarme tanto y yo valorar tanto mi trabajo, lo único que pido es que los demás también lo valoren. Ya sea una sesión, una boda, un álbum, lo que quieras, cualquier cosa requiere su estudio y su tiempo.

Mi regalo como veis es espiritual y no físico, es tan simple como una reflexión que os quiero hacer llegar, que penséis en esas personas que queréis y les digáis “te quiero” en cualquier momento y día del año.

Un abrazo

Christian

christian@chnadales.com

CERRAR MENU